Medicina preventiva veterinaria

Conocer a los pacientes es uno de los aspectos más importantes de la tarea de un veterinario. Por eso, a pesar de la ausencia de patologías, recomendamos visitas regulares al veterinario durante las cuales, además de poner al día a las mascotas en cuanto a la vacunación, realizamos una exploración del animal y hacemos un seguimiento de su estado general de salud. La más importante es la primera visita, tanto si se trata de un cachorro como de un adulto que se incorpora al Dispensari como paciente. Durante esta sesión nuestros veterinarios tienen que sacar la máxima información, hacer una valoración y dar -o cambiar si es necesario- las pautas y hábitos a seguir en adelante.

IMG_3302Patrícia Pujol es veterinaria. Después de trabajar en un hospital de Vic, hace ocho meses se incorporó al equipo del Dispensari Veterinari del Vallès, donde su jornada se desarrolla entre el centro de Barberà y el hospital de Rubí. Su especialidad es la medicina interna. “Es lo que más me gusta, diagnosticar las patologías de perros y gatos, decidir cómo enfocarlas y tratarlas”.

La medicina interna lo incluye casi todo, y se fundamenta en la realización de visitas exhaustivas para conocer el paciente, averiguar qué le pasa, determinar si hace falta radiografías u otras pruebas, llevar un control del peso y las vacunas y realizar un seguimiento periódico. “A partir de la visita base vemos qué hay y decidimos qué pruebas podemos hacer, hacia donde nos pueden llevar y cómo trataremos una determinada enfermedad. Estas consultas incluyen también las revisiones de cirugías”.

La primera visita

La Candela ha vingut a posar-se la última vacunaParte del trabajo de Patricia como especialista en medicina interna es realizar la visita de valoración a los animales que se visitan por primera vez. Consiste en un reconocimiento a fondo de todos los aspectos relacionados con la salud, desde las constantes vitales hasta la alimentación, higiene y hábitos de vida.

Se trata de ver que todo esté correcto”, explica la veterinaria, “de saber qué hábitos tiene el animal, qué come si está desparasitado o no, coóo sigue con las vacunas, revisar las orejas, la boca, las uñas. Es muy importante que nos expliquen un poco sus rutinas para poder enfocar si necesitarían alguna alimentación específica o un cambio de hábitos o si hay que realizar una prueba médica según alguna sintomatología que hayan observado. También se pesan y se llena una cartilla de peso para poder ir siguiendo su evolución”.

Con todos estos datos se elabora un historial. En definitiva la primera visita permite a los veterinarios conocer al animal, comprobar que todo esté correcto y si hay que tomar medidas, y educar al propietario sobre hábitos que puede llevar a cabo para mejorar la calidad de vida de su mascota.

Boca Sana

El veterinario aprovecha también las visitas para dar pautas de alimentación e higiene del animal y recordar en todo momento la importancia del mantenimiento de una boca sana en las mascotas para evitar afecciones más graves.

En este vídeo la Patricia os da unas pautas de higiene buco dental veterinaria:

Etiquetes: