El dispensario de Sant Cugat, trato cercano y atención veterinaria a medida

El Dispensari Veterinari del Vallès de Sant Cugat está situado en una céntrica calle adoquinada y semipeatonal, muy cercano a la zona del Monasterio junto al mercado viejo. Desde el pasado verano la puerta exterior luce un delicioso tono verde decapado, muy en la línea de la tendencia estética vintage que impera entre el comercio de Sant Cugat. Dentro, el local está siempre impecable, limpio, aseado y lleno de género, como le gusta tenerlo a la Sabina Marín, encargada de atención al cliente y más conocida como Sam, especialmente entre nuestros pacientes, para los cuales siempre tiene a punto unas caricias, y una chuche.

Sam está con nosotros desde el día que se inauguró el dispensario, uno de los primeros que abrimos. También forman parte del equipo profesional del centro auxiliar Ester Crespo, los veterinarios Toni Crespo, Carles Vargas y Cristina Garcia y los peluqueros Oriol Blanquer, Maribel Arcos y Ester López. ¡Ah! Y no nos olvidamos de Tona, la caniche de Sam, siempre encantada de acompañarla y ayudarla en lo que haga falta: probar una nueva golosina, probarse abrigos de la nueva temporada o dar su aprobación a la línea de mordedores acabada de llegar.

Máxima seguridad en las intervenciones

La clínica de Sant Cugat está equipada con el material y los aparatos necesarios para poder atender y tratar todas las consultas veterinarias. En el quirófano, un aparato de gases para anestesia inhalatoria para pequeños animales, nos permite realizar todo tipo de intervenciones con la máxima seguridad para vuestras mascotas, puesto que facilita un control muy exacto del plan anestésico del animal y, por lo tanto, evita que este pueda sentir dolor. “El equipo nos permite monitorizar en todo momento las constantes del animal, y por eso aquí podemos hacer todo tipo de cirugías”, explica el Carles Vargas, “desde una infección de matriz a la extracción de nódulos, abscesos, cesáreas… y cualquier operación de urgencia”.

Además, gracias al ecógrafo y al aparato de rayos X digital tenemos una diagnosis inmediata y más fidedigna de ciertas patologías. “Con la radiografía digital hemos ganado mucho”, asegura Carles, “obtenemos una alta resolución que nos permite diagnosticar mucho mejor y, además, podemos trabajar con ella: ampliarla, cambiar las tonalidades, los colores, trabajar con relevos, variar los valores y repetirla si es necesario. También el proceso es mucho más rápido, en menos de 1 minuto ya tienes la placa en pantalla. O bien la podemos recibir en el ordenador de la sala de consulta y enseñarle al propietario o enviarle por e-mail enseguida”.

Los veterinarios de Sant Cugat destacan también las buenas prestaciones del aparato de odontología veterinaria de la clínica. “Es de los mejores que hay en el sector, muy efectivo para las limpiezas de boca y la eliminación de sarro y una gran ayuda en extracciones u otras intervenciones bucales”. Todo el material lo mantenemos siempre en las mejores condiciones y permanentemente esterilizado con la ayuda de un aparato exclusivo para esta función.

Aquí podemos solucionar cualquier consulta e intervención de tipo ambulatorio”, explica Carles, “y sólo si hace falta un internamiento post-operatorio llevamos a los pacientes al hospital de Rubí. Nosotros mismos nos ocupamos de hacer el traslado.

Visitas a domicilio

En Sant Cugat tenemos una clientela fija de visitas a domicilio. Comenta Carles que “por los alrededores hay muchas torres con animales grandes con los cuales los desplazamientos son complicados. Por eso, cuando se trata de vacunaciones o revisiones rutinarias los visitamos directamente en sus casas y en los casos en que necesitamos el instrumental de la clínica nosotros mismos los trasladamos”.

En el centro disponemos de una furgoneta propia siempre disponible con la cual también servimos pienso u otros artículos de la tienda, todo sin ningún coste añadido. Sam tiene algunos clientes desde hace bastantes años a los cuales ya los conoce los gustos y sabe lo que les gustará. “Tenemos gente mayor que no tienen coche y las bolsas de pienso les pesan demasiado. Y si necesitan algún otro producto o juguetes les llevo una muestra de lo que me parece que les puede ir bien para que elijan”.

Un pienso para cada mascota

Sam mantiene los estantes de la tienda siempre muy cargados de género para que a sus clientes no les falte de nada. “ Tanto para gatos como por perros tenemos todas las gamas de pienso: hipoalergénico, para insuficiencia renal, cardiopatías, alergias de la piel, hipotiroidismo, diabéticos, animales obesos o para mejorar las articulaciones. También tenemos un pienso especial que no hace cristales para gatos que se obstruyen”.

Durante todos estos años al Dispensario, Sam ha podido comprobar que los animales que siguen una dieta especial, adecuada para su patología notan unas mejoras increíbles y esto los permite también ir reduciendo la medicación y ganar calidad de vida.

Una buena alimentación es esencial”, asegura, “si a un animal se le da un pienso de calidad, que incluya ingredientes naturales y las proporciones adecuadas de nutrientes, tiene muchas menos probabilidades de ponerse enfermo. Los piensos de gama baja les provocan más defecacions e incluso diarreas, más problemas cutáneos y a la larga desarrollan más enfermedades. Además, comen más porque no les sacia y se vuelven obesos porque llevan muchas grasas, aromas o restos de otros alimentos. En el caso de los gatos, un mal pienso predispone a sufrir problemas urinarios como cristales en la orina y con el tiempo problemas renales”.

Además del pienso, en la tienda dispensamos también todo tipo de artículos y juguetes para las mascotas: desde varias clases de camas para perros y gatos: hipoalergénicos, que repelen el pelo, más calientes o más aireados; hasta abrigos, impermeables, accesorios, rascadores, juegos para mordisquear, premios y golosinas.

Alta pelruquería

No hay perro o gato que no disfrute de una sesión de peluquería bajo las manos de nuestros peluqueros expertos que les lavan, peinan y desenredan el pelo, se lo cortan mientras ellos se dejan hacer totalmente relajados. La pequeña pero impoluta sala de peluquería donde disponen de todos los enseres necesarios, también se les corta las uñas, se les limpia las orejas y les vacían las glándulas anales. ¡Uno “completo"!