El baño de los perros en verano

Es muy frecuente que nuestros clientes nos pregunten si su perro puede bañarse en el río, lago, mar o en la piscina cuando van de vacaciones. En este post, la doctora Sonsoles Pons, veterinaria del Dispensario os explica como lo tenéis que hacer.

BanyNo hay ningún problema, pueden bañarse si les gusta, aunque sea en la playa con agua salada”, explica la Dra. Pons.“Lo que es recomendable es echarles agua dulce después, para quitarles la sal, y así se sientan más a gusto”.

Así mismo, hay que vigilar a los perros sensibles a la humedad, puesto que pueden coger Malassezia, un hongo causante de enfermedades infecciosas. “En este caso hay que tomar la precaución de secarlos bien para que no cojan dermatitis, aunque un baño de este tipo no impregna ni moja como cuando se hace una limpieza a fondo con jabón”.

Si vais a la playa hay que evitar que se traguen la arena. “Hay perros comedores de arena y esto les puede provocar un grave impacto en el intestino”, señala la veterinaria. “Por lo tanto si un perro hace un agujero en la arena hay que comprobar si lo hace para buscar la frescura, que sería una cosa del todo normal, o si se la empieza a comer. En este caso hay que distraerlo y sacarlo rápidamente puesto que toda esta arena llegaría a los intestinos y después es difícil de eliminar. En casos graves incluso puede requerir cirugía”.

Las piscinas para perros

En cuanto a las piscinas, tenemos que tener las mismas precauciones que con las personas. “Si están muy cloradas puede ser que les moleste a los ojos, y si se zambullen puede ser que el pelo se vuelva más oxidado y se les eche a perder. Por eso siempre es bueno pasarlos también un poco de agua después del baño”.

En cualquier caso, se pueden bañar tranquilamente sin ningún problema, ya sea en la piscina de casa o en las piscinas habilitadas especialmente para perros. “Lo que sí que es importante es enseñarles a salir de la piscina”, advierte la Dra. Pons, “para que no haya ningún accidente si no saben salir”.