Consejos de alimentación para gatos

Los gatos se alimentan por instinto. Al estar realizando la digestión constantemente, ellos mismos van comiendo cuando les conviene. Por ello se les puede dejar hasta tres días tranquilamente con un par de plantos de agua y comida. No obstante, debemos tener en cuenta ciertas cuestiones. En este post os daremos algunos consejos para aclarar vuestras dudas sobre la alimentación para gatos.

1. Autoregulación però controlada.
Alimentació GatsNo debes preocuparte demasiado sobre la alimentación de tu gato ni enseñarle a comer, ya que le sale de manera innata. Déjale su plato con su ración de pienso y agua e irá comiendo a lo largo del día. Los gatos se autoregulan comiendo muy poquito y varias veces durante todo el día. 
No obstante, el caso es ligeramente distinto en gatos  que han estado en la calle y han pasado hambre. Estos pueden sufrir cierta ansiedad y debemos vigilarlos ya que li les ponemos toda la ración del día se la comerán de golpe. En estos casos recomendamos repartir el alimento en dos o tres tomas al día.

2. Sigue la progressión de pienso según la edad.
Empieza con un pienso de cachorro que normalmente se lo deberás dar hasta el año. A partir de entonces ya podrá comenr un pienso de adulto normal o para gatos castrados si es el caso.

3. Vigila la alimentación de los gatos esterilizados
A los gastos se los acostuma a castrar hacia los 6 meses y si no vigilamos pueden tender a engordar. En estos casos es aconsejable darles un pienso para gatos castrados jóvenes y después uno para adultos. Si es un gato esterilizado delgado , que hace vida exterior y ejercicio, puede seguir con el pienso de cachorro hasta el año y después pasar al de adulto.

4. Mezcla pienso seco y húmedo
Alimentació gatsRecomendamos mezclar pienso seco y húmedo para ayudar a la hidratación. Hay gatos que no beben demasiada agua y la comida en lata es un aporte extra de líquido. Sin embargo, debemos vigilar en gatos sedentarios ya que el pienso húmedo engorda más. 

5. Procura que hagan ejercicio
Aconsejamos que los gatos hagan ejercicio siempre que sea posible, aunque sea jugar en el pasillo de casa con pelotas. Esto les hace estar más activos y engordan menos. La alimentación de los gatos depende de la actividad física que tengan. Los de interior se mueven menos y tienen tendencia a engordar.

6. Adminístrale un pienso de calidad
Un pienso de gama alta evita muchas visitas al veterinario. Una alimentación de calidad evita problemas de cristales en la orina, de pelo pobre o de falta de vitaminas. Hoy en día, los piensos de gama alta son muy completos y con múltiples variedades. Problemas del tracto urinario como piedras u obstrucciones están asociados a comer piensos de baja calidad, así como analíticas alteradas, con triglicéridos y colesterol alto. Además, con piensos de baja calidad el pelo está más debilitado y no brilla tanto.

7. Añádele suplementos
Alimentació GatsA los gatos de pelo largo se les puede dar un pienso de adulto normal  y suplementarlo con maltas, vitaminas para el pelo, algún aceite de salmón o perlas de vitaminas con Omega 3 y Omega 6.

8. Utiliza un pienso medicado si es necesario
A los gatos con problemas de riñón, hígado o diarreas hay que alimentarlos con un pienso indicado para estas patologías. 

9. Golosínas sí, pero con medida
Se les pueden dar golosinas perfectamente, sobretod si son de calidad como las de nuestras tiendas veterinarias. Incluso hay golosinas con suplementos de maltapara que puedan tragar mejor este complemento alimenticio. También existen con extracto de menta para el aliento, para limpiar los dientes,… cada vez tenemos más variedad.

10. Si deja de comer, llévalo al veterinario
Alimentació gatsSi un gato deja de comer un día es preocupante, porque necesitan estar haciendo la digestión constantemente. Su hígado, que debe trabajar las 24 horas, podría volverse gandul. Además, dejar de comer conlleva otros problemas como la deshidratación. 

11. Evita que se traguen cuerpos extraños.
A algunos gatos los p,lásticos les vuelven locos. Se comen bolsas y después las vomitan. A otros les guistan los hilos. Se ponen a jugar y acaban mordiéndolos y tragándolos. En estos casos es aconsejable llevarlos al veterinario, sobretodo con los hilos, porque se les quedan enredados en la lengua y si se estira y ya vienen desde el estómago se les puede coertar y hacer mucho daño.