Conozcamos a fondo: el dispensario veterinario de Barcelona

El Dispensari Veterinari del Vallès de Barcelona se encuentra ubicado en el barrio de las Tres Torres, en la que casi es la única calle comercial de una tranquila zona residencial donde muchos de los vecinos viven con su mascota. Justo delante está el mercado de las Tres Torres, varios comercios, bancos, farmacia y otros establecimientos de servicios.

Goreti Riba es el alma de la clínica veterinaria, donde empezó como peluquera ahora hace 14 años junto a su hermana Mireia. Actualmente, se encarga de la atención a los clientes, de la tienda y asiste a los veterinarios que trabajan por turnos: Marta Peña y Carles Vargas, que se turnan en diferentes días y horarios, y  la especialista en terapias naturales, Sonsoles Pons, que pasa consulta los jueves por la mañana. Trabajan también en el centro de Barcelona Gemma Ruiz y Oriol Blanquer, peluqueros caninos y felinos.

El local del Dispensari Veterinari en Barcelona es alegre y el espacio está muy aprovechado. Al entrar, se accede directamente a la zona de tienda, donde en el mostrador os recibe Goretti, que os toma los datos y os hace pasar a la pequeña sala de espera. Desde el pasillo, de camino hacia el consultorio, se encuentra la sala de peluquería a la izquierda y el almacén y quirófano a la derecha.

Desde el espacio de consulta, coloreado por los florecimientos de begonias donde viven también dos tortugas, se accede al quirófano perfectamente equipado con toda la monitorización necesaria para realizar las cirugías más frecuentes y la sala donde se realizan las radiografías con RAYOS X digital. También hay una pequeña sala de hospitalización. “Este es sólo un espacio provisional para estarse un rato, porque si hace falta ingreso llevamos al animal a nuestro hospital de Rubí on hi ha veterinarios las 24h ”, explica la veterinaria Marta Peña. “Los tratamientos más habituales aquí son vacunaciones, revisiones, limpiezas de boca, problemas dermatológicos o corte de uñas. En el quirófano acostumbramos a hacer aquellas intervenciones que sabemos que no necesitan de un ingreso postoperatorio, como esterilizaciones, extracciones de nódulos… puesto que en aquellos casos más graves los llevamos directamente al hospital de Rubí y los operamos allíí“.

El equipo de profesionales que trabaja en el centro lo tiene todo organizado. “Normalmente Goretti atiende a los clientes, nos pasa la ficha y nosotros realizamos las visitas médicas, pero todos colaboramos en lo que haga falta”, comenta la Marta. “Si necesitamos ayuda, Goretti es nuestra auxiliar y, en un momento dado, si hace falta que nosotros echemos una mano en la tienda también lo hacemos. Intentamos que las visitas sean concertadas dentro de lo posible, pero si hay alguna urgencia o alguien que no tiene cita también se le atiende, excepto en el caso de la peluquería para la cual sí que se precisa cita concertada”.

Goretti, que vive en Banyoles con su familia y tres perros, está encantada con su trabajo y no se le hace pesado ir y venir cada día a Barcelona. “Me gusta mucho el trato con la gente y con los animales, sobre todo poder cuidarlos y ayudarlos cuando están enfermos”. Aquí los clientes y sus mascotas ya la conocen y la saludan efusivamente cuando entran. “A algunos los atiendo desde que entré a trabajar y se ha ido creando una amistad. Y cuando hago el servicio a domicilio, los animales me reciben encantados de volver a vernos, algo que tranquiliza mucho sus a los dueños porque saben que vienen contentos al Dispensari Veterinari. ¡Y es que en este barrio la gente adora a sus mascotas!”.

 

Etiquetes: