Conozcamos a fondo el Dispensari de Barberà

Eficacia, organización y un entusiasta equipo de preparadas profesionales que adoran a los animales, caracterizan el saber hacer del Dispensari Veterinari de Barberà del Vallès. El centro, que recientemente ha sido repintado y reorganizado, está preparado para atender cualquier necesidad veterinaria, además de contar con peluquería y tienda de accesorios para mascotas.

El motor de todo el engranaje interno es Mari Cruz Aguilera, que distribuye y organiza la tarea de las tres veterinarias Cristina Garcia, Ilaria Zanoni y Patrícia Pujol y de la peluquera, Cati Giménez, mientras ella misma se encarga también de la tienda y la atención a los clientes.

Situado justo en la frontera con Badia del Vallès, el Dispensari de Barberà atiende pacientes de ambas poblaciones de lunes a viernes durante todo el día y los sábados por la mañana. Los gatos y perros son sus clientes más habituales, y entre estos últimos, y por este orden, los Yorkshires, Malteses, American stanford y Bulldog francés. “También atendemos algún conejo”, explica Mari, “los vacunamos y les hacemos seguimiento; cortamos las uñas y los dientes”.

Mari es la primera persona a quien conocen los animales y pronto se los hace suyos. Ella procura que se sientan tranquilos y seguros y que no les asuste el hecho de venir a visitarse. Les habla tiernamente, les da una golosina… También se encarga de tener al día todas las fichas, concertar visitas y de la venta de productos. “En la tienda tenemos toda clase de accesorios, juguetes y piensos de gama alta, tanto estándares como para dietas, y también un buen surtido de comida para pájaros, roedores y peces, especies que abundan en este barrio”.

Ante el mostrador hay una pequeña sala dónde, mientras esperan su turno, los clientes aprovechan para charlar con Mari. “Es que algunos casi forman parte del Dispensari. Son gente espléndida, muy humana con la cual hemos llegado a tener una buena amistad. Y sus mascotas son encantadoras, a veces incluso te los encuentras por la calle, les llamas,te reconocen y saludan efusivamente

A la izquierda de la puerta principal encontramos la peluquería, territorio de Cati, conocida por todo el mundo puesto que trabaja en el Dispensari desde su inauguración hace 24 años. Primera encargada de la tienda, pronto pasó a dedicarse a la peluquería donde ahora realiza todo tipo de servicios de higiene veterinaria cada día de la semana mañanas y tardes, a horas convenidas principalmente.

Si nos adentramos hacia el fondo accedemos a la sala de consultas, donde por turnos rigurosamente organizados las tres veterinarias visitan a sus pacientes. Además, cada una de ellas tiene su propia parcela de actuación. Cristina es la responsable de cirugías, Ilaria de ecografies y Patricia de medicina interna. “Cada una tiene sus días y sus horarios”, comenta Mari. “Lunes, miércoles, viernes y sábado por la mañana de 10 a 13 Cristina, lunes miércoles y viernes por la tarde de 5 a 8 la Patricia y martes y jueves todo el día la Ilaria”.

En la sala de consultas atendemos siempre a nuestros pacientes”, explica Patricia. “Está equipada para cualquier necesidad y contamos también con un ecógrafo, aparato de rayos X y paredes plomadas para evitar radiaciones”. Con las ecografias, responsabilidad de Ilaria, podemos diagnosticar desde una gestación a tumores, podemos hacer extracciones de muestras, cistocentesis o extracciones de orina, y diagnosticar patologías como infecciones de matriz que son las que más urgencia tienen.

Desde la misma sala se accede al quirófano, donde Cristina se encarga de las intervenciones, que cuenta con equipo de gases para anestesia inhalatoria, pulsómetro, microscopio para citologías y el aparato para limpiezas bucales para las cuales hace falta también anestesia. “En definitiva, aquí se atiende cualquier tipo de necesidad veterinaria”, concluye Mari “nuestros clientes lo saben y vienen muy tranquilos porque están en buenas manos”.

Etiquetes: